violencia psicologo mujer

Violencia contra la mujer en la sociedad actual

¿Contribuye la sociedad a que haya violencia hacia la mujer dentro de las relaciones personales? Y si es así, ¿cómo?

Gran parte de la violencia se debe a los factores socioculturales que se han ido construyendo con el tiempo. Hay personas que creen que los maltratadores son enfermos que tienen algún tipo de trastorno mental. Se extrañan cuando el vecino de arriba es denunciado por su mujer porque “parecía un buen hombre y siempre saludaba en el descansillo de la escalera”. Sin embargo, el maltrato puede darse en cualquier lugar. Los maltratadores no tienen por qué ser violentos en todas las esferas, pensando de esa manera solo conseguiremos ocultar más casos de violencia. No debe sorprendernos que haya violencia en las relaciones de pareja cuando vivimos en una sociedad tan “macabra”.

Desde la Prehistoria hemos arrastrado un lastre de desigualdad entre hombres y mujeres. La mujer estaba sometida completamente al hombre, incluso en la Esparta antigua se creía que biológicamente eran inferiores. La mujer era una propiedad del marido y solo se utilizaba con el fin de la fecundidad. Hasta los años 50 se veía normal que un hombre pegase a su mujer y no fue hasta los años 70 cuando la gente empezó a sensibilizarse más ante este tema. Por otra parte, la mayoría de las familias criadas en esa época promueven los roles de género, muchas veces de forma inconsciente y sutil.

Entonces, ¿cómo contribuye la sociedad actual a la violencia de género?

- La familia: como ya dije antes muchas veces es la propia familia la que fomenta estos roles mediante la educación, sobre todo en familias cuyos padres fueron educados a la vieja usanza. De todos modos yo soy positiva y creo que en el futuro poco a poco a medida que la sociedad evoluciona también lo harán las actitudes que transmitimos a los pequeños.

- Falsas creencias sobre la violencia de género: un ejemplo es pensar que la conducta violenta es solo física, pero también es psicológica. En el estudio “Sigma Dos” de violencia de género había personas a las que se le entrevistaron sobre la violencia de género y decían que este problema no es grave si la violencia no llega a las manos, que además es un fenómeno relacionado con las clases sociales bajas y que es más importante la violencia física. Las personas (sobre todo las mayores) no entendían que la violencia psicológica sea igual de dolorosa que la física y que además en la mayoría de las ocasiones la violencia psicológica dará paso a la física en el futuro. También los más mayores creen que es un asunto privado de la pareja y que no se debe intervenir, sobre todo si se trata de una pareja adulta ya casada.

- El lenguaje: las palabras y expresiones que utilizamos están cargadas de machismo sutil, es otro ejemplo de que aun no se han superado del todo las desigualdades. Por ejemplo “él es un zorro” tiene un significado positivo (listo, pícaro), “ella es una zorra” por el contrario tiene un significado más negativo (falsa, suelta de cascos). Desgraciadamente las mujeres también contribuyen mucho a esto.

- Idea falsa del amor: mediante las películas, libros y televisión se ha creado una idea del amor que es errónea. Se cree que el amor puede con todo, que “quien bien te quiere también te hará llorar”, “el amor es para siempre“, que los celos es signo de que la otra persona te ama, etc.

violencia pareja

- Sociedad tolerante con la violencia: estamos acostumbrados a ver violencia continuamente en el cine, televisión,… Solo hay que ver telecinco a las 5 de la tarde para ver un claro ejemplo de violencia verbal. Esa violencia se lleva muchas veces al ámbito de las relaciones interpersonales. No podemos pretender vivir en una sociedad igualitaria cuando los niños están expuestos a programas que fomentan la violencia verbal, la estupidez y los prejuicios. ¿De qué sirve que la Administración se gaste dinero en programas educativos y campañas publicitarias de sensibilidad ante la violencia si permite que en los medios de comunicación aparezcan programas como estos? Hay quien puede decir que estas afirmaciones son exageradas, pero hay que tener en cuenta que la primera característica de la violencia es que va dirigida a un objetivo. Por eso, cuando una persona aun sin desarrollar del todo la utiliza y comprueba que con ello han conseguido lo que querían, es más probable que la vuelva a utilizar de nuevo en el futuro en una situación parecida. En esos programas las personas violentas (tanto físicamente como verbalmente) consiguen su meta: el que más grita es el más escuchado.

- Mediante la publicidad: favorecen al mantenimiento de los roles de género. Hay anuncios (como aquel de Dolce Gabbana tan polémico hace unos años, arriba expuesto) que muestran a mujeres con posiciones de sumisión ante los hombres o a mujeres haciendo labores de casa… También son típicos los anuncios de lavadoras dirigidos a mujeres o los anuncios de canales específicos de fútbol dirigidos a hombres. Otros ejemplos serían los anuncios de juguetes: los coches y los videojuegos siempre van orientados a niños, sin embargo los anuncios de bebés, muñecas y “cocinitas” van dirigidas a las niñas. Ya desde pequeños se les están inculcando estos valores. Los niños pueden interiorizarlos a su personalidad. Sin embargo, muy pocos padres ven esto como extraño y siguen promoviendo los roles. Pocas veces un padre regala a su hija un balón de futbol ó a su hijo un muñeco de peluche. Incluso pueden extrañarse si un niño quiere jugar con una Bratz.... Algunos creen que esos cambios de actividades pueden influir a su orientación sexual.

Violencia mujer

Otro tema a tratar en el estudio Sigma Dos fue que gran parte del colectivo cree que si la violencia en la pareja es mutua puede permitirse. La sociedad no ve igual una pareja en la que hay maltrato de un hombre hacia una mujer que una pareja en la que el maltrato es mutuo, si es recíproco parecen justificarla, creen que es un asunto de los dos y que son ellos los que han definido así la relación, por lo tanto no deben incumbirse.. Sin embargo, esta relación conlleva riesgo para ambas partes.

En este mismo sentido, la violencia de una mujer a otro hombre se ve como un tema tabú, las personas encuestadas no la percibían con tanto riesgo como la violencia de un hombre hacia una mujer. Sin embargo, también mueren hombres a manos de mujeres y apenas han aparecido en los medios de comunicación, no tengo los datos de este año pero en el 2012 pasaron los 30 muertos. A muchos les parece incomprensible que pueda ocurrir, se ve raro. Pero esta manera de pensar hace que cuando un hombre es maltratado sea más precavido a la hora de denunciar; siente vergüenza y miedo a que nadie le crea porque ¿cómo una persona físicamente menos fuerte podría hacer daño ó amenazar a su marido?

Con todo lo dicho hasta ahora no debería extrañarnos que temas tan oscuros como la violencia hacia la mujer dentro de las relaciones siga existiendo. Es normal si tenemos en cuenta que vivimos en una sociedad machista que contribuye a mantener un problema. ¿Qué podemos hacer al respecto? Tolerancia cero con cualquier tipo de violencia y educación, muuucha educación a futuras generaciones.

LINK DEL ESTUDIO SIGMA DOS:

Enlace directo al estudio Sigma Dos, realizado por la Comunidad de Madrid.