TODO TIENE SOLUCIÓN

¿TENGO QUE IR AL PSICÓLOGO?

¿Cuando es el momento de acudir a un psicólogo?

Todos tenemos problemas en nuestra vida diaria, pero…

¿Debemos ir al psicólogo sólo por una pequeña complicación en nuestro camino? Todas las personas somos diferentes y vamos a vivir de manera distinta las mismas situaciones.

Por eso, el malestar que sentimos ante las complicaciones diarias no lo vamos a sentir igual, lo que a uno le puede causar una gran ansiedad a otro puede casi no afectarle, y viceversa. De todos modos, hay unas señales comunes que nos alertan de cuando el problema que tenemos nos está sobrepasando.

SOLO HAY QUE SABER CUANDO DAR EL PRIMER PASO

CUANDO...

-Hay una situación que te está haciendo sufrir y no sabes cómo enfrentarte a ella. Pensar que no deberías sentirte de cierta manera solo hace que te sientas peor.

–El malestar que sientes se mantiene con el tiempo (no sólo dura una semana por ejemplo) sin saber que puedes hacer para reducirlo. Parece que todos tus esfuerzos son en vano.

–Sientes el malestar ante situaciones concretas y siempre respondes de la misma manera. Por otro lado, esa manera de responder te hace sentir mal (ansiedad, culpabilidad, daño emocional o físico hacia ti mismo o los demás…) y te afecta en tu vida diaria: situaciones sociales, eficacia en el trabajo, relación con la familia y estudios.

-Notas síntomas físicos que derivan de ese malestar: taquicardias, insomnio, agresividad, irritabilidad, incapacidad para disfrutar de los placeres de la vida, tristeza, cansancio excesivo…

-Tienes problemas para cumplir las normas en determinadas situaciones o dificultades para autocontrolarte.

-Tienes un problema con otra persona muy importante para ti y no sabes cómo arreglarlo. O bien, la otra persona tiene un problema del cual no es consciente y quieres ayudarla.

-Este problema o malestar te está afectando e impide que rindas en los diferentes ámbitos de tu vida (trabajo, familia, amigos…).

BÚSCAME

Si cumples varios de estos criterios tal vez deberías plantearte buscar ayuda.

Menos la muerte… todo tiene solución, solo hay que saber cuándo dar el primer paso. Aguantando el dolor no solo no solucionaremos el problema, si no que lo mantendremos.